• Equipo Scintia

3 experimentos fáciles para aprender sobre biotecnología

Los experimentos y actividades prácticas son herramientas para hacer las clases más atractivas para los estudiantes y fomentar su interés por las ciencias. Pero sus beneficios son aún mayores, pues un experimento bien planeado hace que la experiencia de aprendizaje sea más enriquecedora.


Los experimentos son fundamentales para enriquecer el aprendizaje científico de los estudiantes.

Al realizar un experimento los estudiantes se enfrentan a un problema desconocido, participan activamente para obtener resultados, trabajan en equipo y reflexionan para presentar sus propias conclusiones sobre lo sucedido. Estas son algunas de las razones por las que en Scintia nos parece fundamental la experiencia práctica para la enseñanza de biotecnología, y por lo que les compartimos los experimentos más fáciles, accesibles y seguros para aprender las bases de la biotecnología.


1. Observa el ADN de una fruta


Cuando estamos hablando de biomoléculas, el rey de todos es el ADN o ácido desoxirribonucleico. Entender la estructura, la función y la regulación del ADN ha sido uno de los grandes retos de la ciencia; y en los últimos años cada vez se agregan nuevas aplicaciones al uso de esta molécula.


Hacer un experimento para ver el ADN es impresionante para los estudiantes, pero además les ayuda a entender las bases de lo que ya se considera la próxima revolución industrial: la biología sintética.


¿Qué necesitas?

Sal, jabón líquido (para trastes), agua tibia a caliente, fresas o plátanos, filtros para café, etanol frío y recipientes de trabajo.


¿Qué tienes que hacer?

Poner la fruta en un recipiente y agregar suficiente agua caliente para cubrirla. Agregar 5 cucharadas de una mezcla de jabón líquido con sal. Machacar o moler toda la mezcla. Filtrar el resultado y agregar el alcohol frío a la solución filtrada por la orilla del recipiente. Podrás ver las fibras de ADN a simple vista.


Con este experimento los estudiantes podrán ver el ADN a simple vista.

¿Por qué funciona?

La mezcla de jabón con sal rompe las paredes celulares y libera el ADN, el cual es soluble en agua pero no en alcohol. Una vez que se agrega el alcohol el ADN se agrega hasta formar las fibras visibles. Se eligen estas frutas por tener genomas grandes y múltiples copias, lo que hace que sea más fácil obtener mayor cantidad de ADN.


¿Quieres lograr más?

Si bien extraer ADN de frutas es una excelente introducción por su simplicidad, no ofrece una experiencia completa sobre lo que es trabajar con ADN. Con los módulos “Extracción de ADN de bacterias” y “Análisis forense” de Scintia puedes llevar a tu salón de clases una experiencia integral para hacer análisis de ADN ¡tal cual lo hacen en los laboratorios forenses!


2. Cultiva hongos y bacterias


Los microorganismos están a nuestro alrededor y en nuestro interior. Cualquier lugar que veamos seguramente está lleno de pequeños seres vivos que no podemos ver pero que tienen un papel fundamental en nuestra vida.


Hacer un experimento para cultivar estos microorganismos y observarlos en platos de Petri es una actividad fascinante, y enseña a los estudiantes sobre las características de diferentes seres vivos y cómo se relacionan con nuestras vidas diarias.


¿Qué necesitas?

Agua caliente, gelatina en polvo, caldo de res en polvo, azúcar, recipientes de trabajo y para mezclar, envases con tapa o cajas Petri e hisopos.


¿Qué tienes que hacer?

Agregar el agua caliente a la gelatina en polvo, el caldo de res en polvo y el azúcar, mezclar hasta que todo se disuelva. Distribuir la mezcla en los envases o cajas Petri y enfriar en el refrigerador por una noche. Usar los hisopos para tomar muestras de diferentes lugares (puede ser la boca, la manija de una puerta o un celular) y pasar suavemente el hisopo sobre la gelatina del envase. Cerrar y dejar a temperatura ambiente hasta que se observe crecimiento de microorganismos.


Diferentes microorganismos mostrarán diferentes características.

¿Por qué funciona?

La mezcla de gelatina, caldo de res y azúcar ofrece a los microorganismos un lugar idóneo para obtener alimento que les permite multiplicarse y formar colonias que podemos observar sin el uso de equipos de laboratorio. Cada lugar del que se tome una muestra mostrará crecimiento de diferentes tipos de microorganismos.


¿Quieres lograr más?

Una vez que has cultivado los microorganismos el siguiente paso es observarlos para diferenciarlos unos de otros. Este es el principio que se usa para identificar patógenos de los que no lo son, sin embargo, muchas veces a simple vista los organismos pueden tener características parecidas. Con el módulo “Microbiología y microscopía” de Scintia, los estudiantes pueden armar sus propios microscopios de papel y observar el mundo microscópico a su alrededor.


3. Fermenta azúcares con levadura


La levadura es uno de los organismos más estudiados, y no es sorprendente, pues llevamos siglos usándola para producir bebidas y alimentos. En las últimas décadas, la capacidad de manipulación del ADN ha permitido que se conozca cada vez más sobre este organismo y que se le den nuevas aplicaciones en la producción de cientos de compuestos.


Hacer un experimento de fermentación de azúcares usando levadura permite a los estudiantes entender un mecanismo de supervivencia básico de este organismo y cómo las condiciones del ambiente pueden afectar su crecimiento.


¿Qué necesitas?

Sobres de levadura, fuentes de azúcar (bebidas azucaradas o edulcorantes en polvo), recipientes de boca pequeña o tubos de ensayo y globos.


¿Qué tienes que hacer?

Ordenar y etiquetar los tubos de ensayo, agregar las diferentes fuentes de azúcar. Si son edulcorantes en polvo diluirlos en agua purificada. Añadir levadura a cada tubo en las mismas cantidades y poner el globo en la boquilla del recipiente o tubo de ensayo. Dejar reposar y medir la cantidad de azúcar en cada muestra de acuerdo a la producción de CO2 que infla los globos.


Los globos se inflarán dependiendo de la cantidad de azúcar del sustrato.

¿Por qué funciona?

Las levaduras fermentan el azúcar presente en las bebidas azucaradas y producen CO2 en el proceso, el cual infla los globos. Si se agrega levadura en la misma cantidad se puede medir la concentración de azúcar en cada bebida según el CO2 producido.


¿Quieres lograr más?

Los microorganismos se están volviendo indispensables para producir compuestos de interés en diferentes industrias. Una vez que se ha entendido el proceso de fermentación en el que la levadura genera CO2 a partir de azúcar, se puede investigar la producción de otros compuestos a partir de microorganismos. Con el módulo “Bacterias con aromas” de Scintia, los estudiantes pueden modificar genéticamente una bacteria para producir olores a menta o a plátano.


Lleva experimentos de biotecnología a tu escuela haciendo click aquí.

0 vistas